Cómo combatir la curva del olvido

La sensación de no controlar los temas de la oposición que supuestamente has estudiado es horrible. Lo sabemos. Pero necesitas saber por qué sucede esto. Spoiler: se debe a la conocida curva del olvido.

Si eres opositor, tienes 192447 temas que estudiar y te agobia no recordar los contenidos al hacer tu repaso, este es tu post. Te revelamos qué puedes hacer.

 

El repaso en una oposición 

El repaso consiste en repetir algo que hemos estudiado previamente, con el fin de consolidar los conocimientos y potenciar el recuerdo. A diferencia de la memoria que se da por cualquier cosa, la memoria a medio o largo plazo requiere repetir y comprender aquello que
estudiamos.
No sirve de nada memorizar algo dos meses antes de una oposición y no volver a mirarlo jamás.

Y es que, cuando repasamos las cosas que hemos estudiado, utilizamos un método llamado elaboración mnésica, que nos permite recordar todas y cada una de las palabras clave relacionadas con la información que queremos retener. El repaso continuo evita caer en la curva del olvido, culpable de esa incapacidad de recordar lo memorizado. 

 

¿Qué es la curva del olvido? 

Desarrollada por el filósofo y psicólogo Hermann Ebbinghaus en 1885, la curva del olvido, también conocida como el efecto del paseo, representa de qué forma se va desvaneciendo la capacidad del cerebro para recordar el contenido aprendido con el transcurso de los días.

Este concepto también señala que, si dedicamos tiempo a repasar los datos que hemos aprendido, logramos retenerlos. Aunque no es un método infalible, sí es cierto que a mayor cantidad de repasos mayor retentiva de información.

Y te estarás cuestionando cómo puedes mejorar tus repasos, para que sean lo más efectivos posibles. Hemos seleccionado las mejores prácticas. Sabemos que puedes afianzar el contenido.

 

Cómo mejorar los repasos de la oposición 

No es lo mismo repasar para el examen del colegio o de la universidad que para una oposición. La ingente cantidad de información que los opositores debéis controlar convierte al repaso en una fórmula excelente de afianzar los contenidos y evitar la curva del olvido.

Te mostramos un catálogo de buenas prácticas para ganarle la batalla a aquellas lecciones que “llevas con pinzas”:

  1. Repasa en voz alta
  2. Dedica 30 minutos a repasar antes de empezar con un tema nuevo
  3. Haz un esquema de los datos clave
  4. Subraya aquello que no debes olvidar
  5. Grábate exponiendo la lección
  6. Evita leer al repasar
  7. Vuelve a escribir aquello que no recuerdas bien
  8. Emplea reglas mnemotécnicas
  9. Personifica los temas que estudias. Parece raro, pero si dotas de personalidad humana a los temas, los recordarás mejor
  10. Alterna los temas más complejos
Cómo combatir la curva del olvido
Cómo combatir la curva del olvido

Trata de ejercitar la memoria con paciencia, trabajo y constancia. Hoy quizás cueste mucho, pero mañana memorizarás y recordarás mejor. Acostumbra tu cerebro a repasos concisos y por supuesto… ¡No te presiones más! Es imposible recordar los puntos y comas de todas las lecciones. Si alguien lo hiciese, sería un superhéroe. Pero sí puedes luchar contra la curva del olvido.

¡Vamos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.