¿Suspenso de la oposición? Supéralo con estas claves

El estudio de una oposición es una carrera de fondo que, como sabrás, implica un alto grado de sacrificio y esfuerzo. Suspender el examen se traduce, en muchos opositores, en la pérdida de motivación y confianza en ellos mismos. Es imprescindible conocer el porqué del suspenso, hacer una buena catarsis y revertir la situación con mucha actitud. 

Si has sufrido el suspenso de la oposición recientemente… ¡no te agobies!

Desde Nafor queremos ayudarte a descubrir las claves que te ayudarán en este proceso. 

He suspendido la oposición: ¿Qué hago ahora?

Estás desanimado, frustrado y quemado. Sientes que tu cabeza y tu mente no pueden más. Te planteas abandonar el juego. Es normal, pero el suspenso forma parte del proceso del opositor. Por ello, debes retirar todos estos pensamientos de tu cabeza. Convierte el suspenso en una nueva oportunidad para aprender más y conseguir tus objetivos. 

Existen muchos opositores que traducen el suspenso en una pérdida de tiempo y esfuerzo. Pero no es así. Has recorrido un trayecto complejo: muchísimas horas frente a los apuntes, temarios, algunos días de descanso y unos contenidos que al principio veías imposibles de atacar. Hoy estás aquí, con una experiencia y una formación importante a la espalda. Céntrate en la posición ventajosa que mantienes frente al resto. Olvida el suspenso de la oposición.

Encajar el suspenso en la oposición: las claves fundamentales 

Encajar la situación, aceptarla y afrontarla es difícil, pero no imposible. A continuación desglosamos las claves más importantes:

1. Preguntarse el porqué

¿Por qué no he aprobado? Esta es la primera cuestión a analizar. Preguntarte qué ha podido ocurrir es fundamental para canalizar la situación. Quizás falta de motivación, estudio, organización, tiempo, estrés… o simplemente los nervios te pasaron una mala jugada. Detecta el motivo principal que ha desencadenado en la obtención de una mala nota.

2. Relativiza: es duro, pero no el fin del mundo

No es el fin del mundo, aunque lo estés pensando. Y es que, tras definir el obstáculo que impidió realizar un buen examen, es momento de ponerle una solución práctica y realista. Coge papel y lápiz y escribe diferentes alternativas que contribuirán a mejorar esa rutina de estudio. Sé conciso y claro. Cada problema implica unas consecuencias y, cada consecuencia requiere una solución. Si eres capaz de llevar a buen puerto esta relación tripartita, empezarás a sentirte mejor contigo mismo y con el entorno que te rodea. 

El bienestar emocional juega un rol esencial durante la oposición. Por ello, incidimos en la importancia de convertir el drama en una nueva oportunidad de crecimiento y aprendizaje que, a largo plazo, puede abrirte nuevos retos. 

3. Vuelve al ruedo

Antes de volver al estudio, debes desconectar y recargar pilas. Te enumeramos algunos tips que consideramos fructíferos para volver con más fuerza que nunca:

  • Viaja. Organiza un pequeño viaje que te ayude en esa oxigenación. Diviértete, conoce otros lugares del mundo y olvida unos días la oposición
  • Haz aquello que no podías. Piensa en aquello que llevas tiempo sin poder hacer por tus ambiciosos plannings de estudio. Es hora de llevarlos a cabo. Excursión, un buen karaoke, comidas con amigos sin mirar el reloj…
  • Duerme. El descanso es un factor fundamental para el estudio. Así lo señalan numerosas investigaciones que destacan un mejor rendimiento estrechamente relacionado con las horas de sueño

Y tras esto…¡Toca volver al ruedo! Sabemos que no vas a abandonar. Y ahí reside la clave.

Incorpora en tu rutina las claves que más te convengan y, conociéndote, busca las tuyas propias. Conoce algunos hábitos de estudio muy eficaces, pero establece también los tuyos propios, que cada opositor es un mundo. Revisa aquellos errores que cometiste en la anterior preparación y manos a la obra. 

¡Ánimo! Estás cada vez más cerca de lograr ese puesto en la Función Pública.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.